Política Agrícola Común (PAC) y la disminución de la pobreza mediante su rol de género en Europa Central.

La actividad agrícola ha sido uno de los temas principales dentro de las políticas de la Unión Europea (EU) para promover desarrollo en zonas rurales, por lo que su visión sostenible es primordial a la hora de realizar gestiones sobre el territorio. En este sentido la Comisión Europea mediante su programa de Política Agrícola Común (PAC), busca impulsar la agricultura familiar con la finalidad de generar diversificación y modernización de la actividad del agro, esto para asegurar igualdad de condiciones para los distintos agricultores en el mercado internacional.

La agricultura familiar se plantea como un concepto complejo, pues depende de las diversas valoraciones que este adquiere según su contexto cultural, que si bien suele asociarse a producciones agrícolas a baja escala, estas alcanzan alrededor del 60% de las exportaciones de la UE.

Uno de los objetivos del PAC es fomentar la reducción de la pobreza en los sectores rurales, específicamente para los pequeños agricultores, es decir, los más vulnerables a los procesos globalizadores. En base a esto la política tiene como propósito generar medidas proteccionistas a los productos locales, las tradiciones y cultura de sus productores, para de esta manera integrar las diversas empresas de agricultura familiar y con ello suscitar mejores oportunidades para la exportación colectiva. Siguiendo esta lógica busca mejorar la competitividad de la agricultura familiar a pequeña y mediana escala en el mercado internacional, para lo cual presta tanto económica como educacional a los dueños de los proyectos familiares.

Sin lugar a dudas la idea de sostenibilidad es uno de los tópicos principales en los discursos de la Unión Europea, hecho que no solo se asocia al cuidado del medio ambiente, sino que también va en el sentido de crear propuestas relacionadas con la disminución de la pobreza, por lo que esta entidad apuesta una sostenibilidad desde su rol de género. Es así como la agricultura familiar pretende dejar atrás la tradicional imagen patriarcal del mundo rural, para desmarcar a la mujer desde un rol secundario y posicionarla dentro de rol protagónico en el desarrollo agrícola. El PAC plantea la urgencia de incluir a la mujer en las diversas actividades que genera la agricultura y su diversificación, pues esto permite mejorar la calidad de vida y dignidad de miles de familias rurales. En este sentido, las medidas adoptadas por las distintas autoridades son facilitar el acceso de la mujer a tierras, recursos, educación y crédito, lo cual produce herramientas capaces de fortalecer la competitividad femenina en el mercado, lo que conlleva tener mayor autonomía económica, y mayor control en la toma de decisiones tanto individuales como comunitarias.

agro-femme

Fuente: Revista rural de la Eu, N°17.

Referencias:

http://enrd.ec.europa.eu/enrd-static/app_templates/enrd_assets/pdf/publications-and-media/eu-rural-review/PublicationENRDperiodical-17_es.pdf

http://www.fao.org/docrep/009/a0493s/a0493s03.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: