Definición de desarrollo y su aplicación en Europa Central y América Latina.

Peet & Hartwick (2009) conciben el concepto de desarrollo como un proceso que no se encuentra netamente interesado en el crecimiento económico sino que en las condiciones que están por detrás de aquel fenómeno dinámico que permiten la producción y sus resultados que se impregnan en un Estado. Los autores aluden a aquellas condiciones que son sustanciales para el buen desenvolvimiento del desarrollo como al medio ambiente (que posee una alta susceptibilidad a ser afectado por la actividad económica), las relaciones laborales y el estado que se encuentran los productores de riqueza (campesinos y obreros). De este modo, Peet & Hartwick mencionan una serie de factores que tienen correspondencia con las condiciones a las cuales debería enfocarse el proceso de desarrollo:

I.Grado de protección hacia el medio ambiente.

II. Trascendencia del commodity o servicio contemplado en la producción para la población.

III. Consecuencias sociales de la producción (Distribución de la riqueza).

Adicionalmente, ambos autores mencionan que el desarrollo busca una mejora en la calidad de vida aunque desde una perspectiva general, por lo que se incorporó un cuarto factor que se basa en la igualdad de género y la materialización de los commodities y servicios producidos en su integridad como la salud:

IV. Calidad de vida

Aquellos factores se representaron en una serie de indicadores que son otorgados por el Banco Mundial y en un coeficiente gracias al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (todos del año 2012 para tener una mejor comparación dentro de un mismo marco temporal):

I .a. Emisión Total de Gases Efecto Invernadero (equivalentes a kt de CO2).

I.b. Recursos de agua dulce internos renovables per cápita (metros cúbicos).

II.a. Mejora de las instalaciones sanitarias (% de la población con acceso).

II.b. Mejora en el suministro de agua (% de la población con acceso).

II.c. Gasto en salud per cápita (dólares estadounidenses a precios actuales).

II.d. Índice de producción de alimentos (2004-2006 = 100)

III. Coeficiente Gini (0 = perfecta distribución de la riqueza de la población, 1 = concentración extrema de la riqueza en sólo un individuo).

IV. a. Esperanza de vida al nacer (años).

IV.b. Población Activa, mujeres (% de la población activa total).

Cabe destacar que si bien, Peet & Hartwick mencionan una mayor cantidad de factores, la alta dificultad de materializarlos a través de variables proporcionadas por ambos organismos internacionales ha obligado a emplear sólo las aludidas anteriormente para realizar un análisis sintético sobre el concepto de desarrollo en diversas partes del mundo.

La definición no rechaza de forma categórica la actividad económica de un país, por lo que será añadido como variable adicional (y no como factor dado que es la concreción de aquellas condiciones). No obstante, es de alta importancia el destacar que no se escogió el crecimiento económico, con el motivo en que es una variable que se encuentra en un corto plazo y posee una mayor dependencia hacia los años que se encuentran muy cercanos entre sí. Por ende, se quiso analizar aquella concreción en la producción mediante el poder adquisitivo de sus habitantes como el PIB per cápita.

V. PIB per cápita (dólares estadounidenses a precios actuales).

De este modo, para que se materialice con mayor firmeza el proceso de desarrollo de la manera más cercana posible a la definición de Peet & Hartwick, las variables mostradas (que van en función de la producción y sus condiciones) deberían funcionar de una manera sinérgica y complementaria entre sí para sustentar una mejor calidad de vida para su población.

Para tener una dimensión espacial del concepto, fue necesario escoger los países constituyentes de Europa Central (Liechtenstein no pudo ser parte del análisis dado por la falta de información mientras que no se consideró a Francia ni a Italia, ya que los indicadores y coeficiente engloba a aquellos países en su totalidad y no las regiones que son parte de esta zona de Europa) más tres países latinoamericanos (entre ellos Chile), permitiendo la confección de una tabla que señala las variables ya aludidas:

tabla

Fuente: Elaboración propia a partir del Banco Mundial (2017) y el PNUD (2013).

Los colores indicados proporcionan el grado de cercanía de los valores de las variables con el cumplimiento definición de Peet & Hartwick sobre el desarrollo:

do

Fuente: Elaboración propia.

A grandes rasgos se puede extraer que existe una mayor concentración de muchas condiciones que generan una antesala para la producción en los países de Europa Central, excepto en las condiciones medio ambientales donde América Latina lleva la delantera. Aludiendo en primera instancia el grado de protección al medio ambiente, las emisiones de Gases Efecto Invernadero por la producción va en función del tamaño de la economía donde existe de forma transversal para ambas regiones del mundo; mientras que la disponibilidad de agua dulce renovable se da en mayor instancia en los países latinoamericanos por sus condiciones orográficas, climáticas y biogeográficas, por lo que su población posee mayores propensión al desarrollo bajo este ámbito (aunque de forma relativa porque dependerá de quién administra aquel recurso y su forma de acceso).

Respecto a las condiciones de la transcendencia del commodity o la entrega del servicio para su población, los países de Europa Central llevan la delantera, dado que existe una mayor cantidad de población con acceso al recurso hídrico, a infraestructura sanitaria (velando por la no propagación de enfermedades infecciosas) y a una mayor cantidad de gasto en la salud que no vulnere sus condiciones de vida. Si bien, los países latinoamericanos poseen mayor potencial en la producción alimentaria que ingenuamente implicaría que su población pueda tener mayores beneficios (al tener una mayor disposición de éstos), muchos de aquellas commodities de la naturaleza son destinados a la exportación (incluso hacia el grupo mencionado de países del viejo continente, ya que su producción alimentaria es relativamente baja como se señalizará en futuros posts) por lo que se cuestiona su garantía de sustentar un “buen vivir” por sólo una mayor producción de este sector primario de la economía.

Respecto a las consecuencias sociales de la producción como la distribución de los ingresos generados por ella, se nota claramente una menor desigualdad en los países centroeuropeos que en los latinoamericanos. De este modo, en el viejo continente existe una mayor cantidad de población que tenga la libertad de desarrollar (solamente mediante términos monetarios) sus proyectos de toda índole en la sociedad, mientras que en los países de América Latina la proporción de población con aquella facultad es más limitada (ya que se encuentra restringida a un grupo menor de individuos). En consecuencia, la cantidad de población con esta posibilidad sería directamente proporcional al grado de desarrollo del país (sólo en base a este enfoque).

La misma tendencia se observa con el parámetro general de la calidad de vida en donde el porcentaje de la inclusión del género femenino al mundo laboral prolifera más en los países de Europa Central (permitiéndoles tener mayores derechos a tener su propio ingreso) que contrasta con la realidad latinoamericana (en especial Ecuador y Guatemala) donde ese derecho se encuentra más restringido. Adicionalmente, la esperanza de vida refleja claramente la eficacia del sistema de salud y cómo ésta asegura el resguardo de la higiene en un país, condición que se aplica en los países del viejo continente y Chile, mientras que en otros países de Latinoamérica (especialmente en Guatemala), aquel factor para el desarrollo se encuentra debilitado. De este modo, el acceso al mundo laboral por parte de la mujer y la relativa eficacia del sistema de salud permite que su población tenga algunos avances para desarrollar condiciones favorables en su calidad de vida, que puede ser de alta complementariedad para el desarrollo

En la producción para tener poder adquisitivo para la realización material para tener una mejor calidad de vida, los países de Europa Central garantizan aquel beneficio de la producción para sus habitantes con mayor eficacia (incluso Luxemburgo posee el PIB per cápita más alto del mundo), mientras que en Latinoamérica no puede sustentar para su población el beneficio material de manera plena para concretar el desarrollo.

De este modo, si bien los indicadores y coeficientes presentan serias limitantes porque son meramente descriptivos, dan algunos indicios de que el concepto de desarrollo de los autores mencionados se encuentra materializado con mayor preponderancia en Europa Central que en América Latina. Esta situación se da porque los países del viejo continente acumulan una mayor cantidad de variables que están cerca de la definición del proceso por Peet & Hartwick. No obstante, tal como aquella definición puede ser cuestionable, aquella condición relativa de “país desarrollado” para los países de Europa Central pueden esconder realidades (específicamente en sus espacios rurales) que son capaces de contradecir en parte la buena calidad de vida promedio a escala nacional.

Referencias:

Peet, R. &. Hartwick, E. (2009). Theories of Development. Nueva York: The Gullford Press.

http://hdr.undp.org/es/content/income-gini-coefficient

http://datos.bancomundial.org/indicador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: