CAMBIO CLIMÁTICO Y PRODUCCIÓN AGRÍCOLA EN RUSIA: IMPACTOS DIFERENCIALES EN EL TERRITORIO

Una cuestión interesante para analizar respecto del desarrollo rural en Rusia tiene que ver con cómo se configura la agricultura como una de las principales actividades económicas del país. Pero si queremos hablar sobre su desarrollo agrícola, entonces es necesario hacer hincapié en su clima, toda vez que plantea los elementos ambientales bajo los cuales se presentará cierto tipo de cultivos y que propicia la conformación de tierras fértiles. Por lo mismo, si queremos hablar del clima de los países, entonces proponemos analizar cómo ha afectado el cambio climático a Rusia, sus suelos y su producción agrícola.

Rusia se encuentra entre los tres países con mayores emisiones de dióxido de carbono del planeta, junto con China y Estados Unidos. Esta situación plantea varios desafíos, pues dentro de las principales consecuencias físicas se encuentra el deshielo, característica imprescindible en el análisis de las oportunidades y desventajas que tiene el territorio ruso. Se plantea que el cambio climático podría propiciar un mayor aprovechamiento terrestre, toda vez que amplía zonas centrales impracticables para el desarrollo agrícola, proporcionando tierra fértil para nuevos campos de cultivo.

El cambio climático como una problemática diferencial en Rusia

El problema del permafrost es una condición que afecta a más del 70% del territorio de Rusia, según estudios del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), aumentando la temperatura global se podría bajar exponencialmente el porcentaje de suelo afectado por este problema hasta en 23% para el año 2080. La desaparición de suelos permafrost podría dar paso a verdaderas fuentes de carbono, sin embargo, esto podría constituirse en una ventaja en la medida en que se pueda extraer este carbono, por lo que debe existir una sinergia entre el aprovechamiento de esas fuentes y su compromiso con la corte planetaria para el desarrollo sustentable y la reducción de emisión de carbono.

En cuanto a los tipos de cultivo y cómo se verían afectados por un cambio climático, es necesario tomar en cuenta los grandes contrastes en temperatura y condiciones medioambientales que tiene Rusia en la medida en que sus impactos serán diferenciales. Por ejemplo: en el caso del trigo encontramos de invierno y de primavera y considerando precipitaciones en conjunto con cambios de temperatura, unos cultivos se verían más afectados que otros. El primero de estos cultivos se realiza en la zona sureste del país y depende de las temperaturas medias que se den entre septiembre y febrero, así como de las altas temperaturas entre marzo y junio; el segundo de ellos, por otra parte -al igual que la cebada- aprovecha las altas temperaturas de mayo y julio para su crecimiento. Una variación del clima en estos meses afectaría diferencialmente cada uno de estos cultivos, lo que propiciaría la necesidad de incorporar otras técnicas de cultivo como irrigación y selección de especies más resistentes. Por último, las zonas de cultivo más afectadas por el cambio climático han sido aquellas del sur del país, amenazadas por la aridez que castiga la fértil tierra negra.

Figura n°1: Distribución de los impactos del cambio climático en Rusia

IMAGEN 2.png

Fuente: Fernández (2016)

 

De esta manera, una reducción de las temporadas invernales con bajas temperaturas puede amenazar cosechas que se dan en esta temporada e incrementar el período de vegetación de la cosecha, aumentando la producción. Sin embargo, esta característica ha generado primaveras más húmedas, afectando fuertemente la zona sureste del país.

Estos dos elementos -pérdida de calidad de suelo y susceptibilidad de los granos al cambio climático- obliga a una reestructuración del desarrollo agrícola ruso y a una mayor inversión en la agricultura del país. La tabla n°1 resume la inversión que el Programa Federal para el Desarrollo Agrícola y la Regulación de Mercado de Alimentos considera, como respuesta a la política de prohibición de importación de alimentos que tiene Rusia y que es tratada en otra publicación de este compilado.

 Tabla n°1: Inversión en desarrollo agrícola

Inversión (en billones de rublos) Programa
51,84 Producción, procesamiento y distribución de productos originados de la planta
13,99 Desarrollo sostenible de territorios rurales
8,58 Desarrollo de reclamación e irrigación de tierras agrícolas
1,59 Cultivo de semillas seleccionadas, apoyo al cultivo selectivo

Fuente: Elaboración propia en base a Fernández (2016)

Sin embargo, Rusia estaría en búsqueda de aliados comerciales como China, país con el cual ha construido una zona de libre comercio, incrementando la cooperación agrícola, gestión de la tierra y logística.

De esta manera, nos encontramos con un país que se ha visto afectado diferencialmente por el cambio climático y que ve en este problema, la identificación de ciertos elementos ventajosos y que pretende desarrollar a través de una mayor inversión agrícola y una alianza con países vecinos, consolidándose como un productor a nivel mundial.

*Publicación basada en:

Fernández, Á. (1 de Febrero de 2016). El reto del cambio climático para la agricultura rusa. Obtenido de El orden mundial en el s.XXI: http://elordenmundial.com/2016/02/01/el-cambio-climatico-para-la-agricultura-rusa/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: