Haití: historia y realidad rural

Haití es un país del Caribe actualmente constituido en forma de república semipresidencial. La economía del país generó en 2009 un PIB de 6.908 millones de dólares y una renta per cápita de 772 dólares según los datos del FMI constituyéndose como la más pobre del continente de América. (Imf.org, 2017)

“La producción agropecuaria haitiana se caracteriza por un sistema minifundista de subsistencia: 600,000 pequeñas explotaciones –correspondientes a 36% de la población– de una superficie promedia oscilando entre 0.5 y 1.8 hectáreas de tierra trabajadas de una forma muy rudimentaria. (…) Sin embargo, este minifundismo podría corregirse con una verdadera reforma agraria, puesto que el 80% de los campesinos y campesinas trabajan tierras que no son suyas y el 49% de los campesinos y campesinas no poseen tierra.” (Vsf.org.es, 2017)

– Recorrido Histórico de la Economía Agraria en Haití

Desde inicios del siglo XVI Haití desarrolló una agricultura colonial esclavista en la que las grandes plantaciones eran destinadas a la exportación. Desde 1791 en el contexto de la revolución francesa una gran parte de los esclavos y esclavas migran hacia los bosques organizándose en comunidades, son los llamados esclavos Cimarrones, que en otras partes de la región recibieron el nombre de Pelenques, Quilombos o Jíbaros. En el país el año 1793 se editó el primer código rural y se empleó un sistema de caporalismo agrícola, en el cual los cultivadores (esclavos y esclavas) estaban obligados a quedarse y trabajar la tierra en base a una disciplina militar, pero con una gestión más democrática.

Luego de distintos intentos de conseguir la independencia, se eligió mantener el caporalismo agrícola, lo cual suponía un control minucioso de la vida campesina por parte de la élite militar. En 1804 Jean Jacques Dessalines quiso desarrollar una política de apoyo a los “negros desposeídos” y distribuir las tierras, sin embargo este programa fué rechazado y el activista asesinado el 17 de octubre de 1806, lo que consolidó un latifundio oficialista debido a que las élites independentistas se quedaron con la tierra generando un nuevo ciclo de esclavitud para el campesinado.

Entre 1897 y 1820 el país se divide en dos reinos, hacia el norte se siguen distribuyendo tierras a jefes militares y los cultivadores viven bajo el régimen feudal de el rey Christophe. Hacia el sur, con Alexandre Petion, el trabajo agrícola seguía siendo obligatorio pero se podía elegir la rama en la cual se quisiera trabajar.

Bajo la presidencia de Boyer en 1821 se unificó el país, posterior a eso, en 1843 dos movimientos reconocidos de campesinos, los Piquets y los Cacos se movilizaron en rechazo del código rural y de la “Corvée”(obligación de trabajar gratuitamente en la construcción de caminos e infraestructuras), si bien la movilización tenía un norte definido, fuerza y armas, las decisiones del senado entre 1859 al 1900 no lograron satisfacer las necesidades de las familias campesinas ni mucho menos sacar adelante una reforma agraria.

A partir del siglo XX la isla enfrenta otra problemática, grandes compañías norteamericanas comienzan una ocupación militar desde norte y oeste, en consecuencia, la numerosa expropiación a pequeños y medianos campesinos fortaleció la estructura colonial en el país.  

“En 1950, el Estado haitiano poseía el 30% de la superficie total del país, en general administradas por organismos públicos o arrendada a grandes propietarios que tienen medios para explotarla, compañías extranjeras y campesinos sin tierra.”  (Vsf.org.es, 2017)

En 1956 sube al poder Francois Duvalier, más conocido como “Papa Doc” marcando una relación de paternalismo y autoritarismo con el campesinado, su mandato estuvo marcado debido al negrerismo, el terror en el campo impulsado por los Tontons Macoutes desde 1962, la política de desarrollo duvalierista y debido a que se impuso nuevamente el esquema de trabajo forzado que había sido abolido sumado a una violenta opresión al campesinado. “El Tonton Macoute no respeta ninguna ley ni moral”. (Vsf.org.es, 2017)

“A partir de esa fecha, los campesinos y campesinas haitianas sumidos en la miseria absoluta, apresados por normas feudales y caciquiles, no resistieron más y comenzaron una estrategia migratoria de huida al exterior para trabajar en la agricultura de los campos de caña en Cuba y República Dominicana. Esta migración forzada fue organizada a través de un mercado de esclavos y esclavas ejercida por los latifundistas y propietarios de ambos países, pero avalada por los sucesivos gobiernos.” (Vsf.org.es, 2017)

Desde los años 80 las reivindicaciones del movimiento popular y democrático haitiano apuntaron a la recuperación de tierras y a una reforma agraria, recién en 1995 nace INARA (Instituto Nacional de la Reforma Agraria) apuntando a aumentar la producción agrícola y la preservación de los recursos naturales, el proyecto logró la entrega de títulos de parcelas de media hectárea de tierra y la suma de 5000 gourdes como primera fase. Sin embargo la problemática que enfrenta el país reside en el abandono estatal hacia el sector rural “En un país donde el 66% de la mano de obra es campesina, el porcentaje del presupuesto nacional dedicado al sector no llegó en los años 2006 y 2007 al 8%.” (Vsf.org.es, 2017).

Captura

El código rural perdura y la proyección es insegura “En el año 2004 la producción local solo cubrió el 43% de la disponibilidad alimentaria nacional. El resto fue cubierto por importaciones (52%) más un 5% de ayuda alimentaria. Este porcentaje de producción local se ha reducido de forma permanente desde que en los años 80 el país comenzó un proceso de liberalización y de ajuste estructural controlado por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que le ha llevado a ser en estos momentos el país más abierto a nivel comercial de América Latina y, precisamente por eso, el más pobre.” (Such y Rousseau, 2017)

Al momento de hablar de Reforma Agraria en Haití, es necesario realizar una serie de cuestionamientos respecto a la situación en que se encuentra el país actualmente y cómo es posible abarcar las problemáticas que hoy se presentan, y superponen en el territorio, desde una Reforma Agraria. Dentro de los factores a considerar, existe un indiscutible problema en lo que respecta a los ámbitos legales con la propiedad de las tierras, lo cual se relaciona con la división predial que existe al día de hoy en Haití, que se caracteriza por predios de muy pequeña extensión, lo que dificulta las actividades agrarias extensivas. Además, como ha existido una pérdida de la actividad agrícola en el país, el retraso que existe en términos de tecnificación de la producción es inminente, por lo que se requieren grandes sumas de dinero para invertir en tecnología. Por otra parte, cabe mencionar que la geomorfología no se presenta como alentadora, ya que es un país montañoso y sólo se destina un 44% a la productividad agrícola, posee una cubierta vegetal de alrededor de un 1,5% (Mervil, 2014), y sus suelos se encuentran mayormente erosionados por los desastres de origen natural como el Terremoto del año 2010 y el Huracán Matthew el 2016, como también por efecto antrópico, debido a los asentamientos informales y el aumento de la población.

“Por lo que toda recomendación debe pasar primero por: una regularización de la situación de la tenencia; mejorar y mantener las infraestructuras de conducción, captación y acumulación del agua; frenar el proceso de deforestación y redistribuir las tierras a las personas que realmente las trabajan” (Mervil, 2014, s/p).

“Este sistema agrario de subsistencia característico de la mayoría de la clase campesina haitiana resiste a la modernización y genera un alto sentimiento de inseguridad. Además, este sistema es muy frágil: la epidemia de peste porcina en los años 80 conlleva el sacrificio de todos los cerdo del país. Por ser la ganadería la alcancía de las familias campesinas, se rompe así el frágil equilibrio de este sistema, descapitalizando las pequeñas y medianas explotaciones, generando un masivo éxodo rural (mayoritariamente masculino, dejando a las mujeres al cuidado del campo y de las tareas domésticas y reproductivas) y la aceleración de la deforestación en ecosistemas ya frágiles. Se acelera así el ciclo del sistema rotativo de tumba y quema para poder cultivar (con cultivos de ciclo corto) más superficies de tierras, que se vuelven cada vez menos productivas (erosión y mala retención del agua).”

Fuentes:

Imf.org. (2017). Report for Selected Countries and Subjects. [online] Available at: http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2009/02/weodata/weorept.aspx?sy=2006&ey=2009&scsm=1&ssd=1&sort=country&ds=.&br=1&c=263&s=NGDPD%2CNGDPDPC%2CPPPGDP%2CPPPPC%2CLP&grp=0&a=&pr.x=47&pr.y=12#cs1 [Acceso: 27 Mar. 2017]. [Accessed 31 Mar. 2017]. 

Vsf.org.es. (2017). Recorrido histórico de la economía agraria en Haití | VSF Justicia Alimentaria Global. http://vsf.org.es/recorrido-historico-de-la-economia-agraria-en-haiti [Accseso: 27 Mar. 2017].

Such y Rousseau, (2017). https://revistasoberaniaalimentaria.files.wordpress.com/2010/05/la-lucha-campesina-en-haiti.pdf [Acceso: 27 Mar. 2017].

Mervil, R. (2017). Citar un sitio web – Cite This For Me. [online] Repositorio.uchile.cl. Available at: http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/131424/Diagnostico-de-la-tenecia-de-la-tierra-rural-en-Haiti.pdf?sequence=4 [Accessed 31 Mar. 2017].

Ipsnoticias.net. (2017). HAITI: Discutida reforma agraria carece, además, de dinero | IPS Agencia de Noticias. [online] Available at: http://www.ipsnoticias.net/1996/04/haiti-discutida-reforma-agraria-carece-ademas-de-dinero/ [Accessed 31 Mar. 2017]. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: